El diario “El País” ha publicado un artículo muy interesante acerca del sabor de la fruta, hemos querido compartirlo contigo.

Recoger la pieza antes de tiempo para distribuir a gran escala o la modificación genética para mejorar su aspecto físico, los causantes del declive organoléptico.

“Ayer me trajeron del pueblo unos tomates que, madre mía, vaya sabor”. Es casi un clásico, todos lo hemos hecho o escuchado alguna vez: un tratamiento casi divino hacia los productos de la pequeña huerta. Sabor: lo que debería ser normal se convierte en extraordinario. Pero, ¿por qué? ¿Qué ocurre con la fruta y la verdura actualmente, que tan poco nos satisface? Varios aspectos determinan la calidad los productos sobresalientes. Pero según José Cabrera, de la Huerta de Carabaña, se podrían resumir en cinco: producto de temporada, variedad adecuada, cultivos sostenibles y agua rica en nutrientes, maduración en la mata y entrega rápida. “No es que haya fruta y verdura de mayor o menor calidad, es que hay variedades, calibres y puntos de maduración diferentes”, concluye Iván Carrasco, de la distribuidora Fru&ver.

Ver artículo completo en El País