Si te preguntásemos de dónde procede el kiwi… ¿Qué país dirías? ¿Tal vez, Nueva Zelanda? Aunque muy pocos ciudadanos lo saben, esta fruta procede de China, más concretamente de la zona oriental junto a las montañas del Himalaya.

El yang-tao, así se llama en chino, crecía de forma silvestre en los bosques que rodeaban el río Changjiang. A mediados del s. XIX, un coleccionista británico introdujo por primera vez el árbol del kiwi en Inglaterra y unos años después sus semillas viajaron hasta Nueva Zelanda, donde se utilizaba como planta ornamental.

Con el tiempo, la planta fue expandiéndose por el país austral y ganando protagonismo hasta convertirse en unos de los productos más apreciados a escala nacional. Hasta 1959, la fruta era conocida como grosella china, pero, conscientes de que este nombre no era lo suficientemente atractivo en otros mercados, los neozelandeses decidieron llamar al fruto como su símbolo nacional, el pájaro kiwi.

No sería hasta la década de los 70 cuando el cultivo de esta fruta aterrizase en Europa, concretamente en Italia; país que ostenta, en la actualidad, el título de mayor exportador de kiwi del viejo continente. Años más tarde, llegaría a España para asentarse en la cornisa cantábrica donde, hoy en día, se concentran las plantaciones de este fruto (especialmente Galicia y Asturias).

¿Te gustaría saber cómo son los árboles del kiwi? Entonces, no te pierdas el vídeo de Finca Vega D’Aguín en Piloña. Entra y pasa a conocernos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.