Cultivo del kiwi

Las plantas trepadoras de los kiwis solo crecen bajo unas condiciones climatológicas específicas: clima templado, nivel de humedad alto y terreno fértil que retenga poca agua y drene rápido. Las plantaciones de kiwi no pueden localizarse en cualquier lugar, los suelos deben ser profundos, permeables y ricos en materia orgánica si queremos que el fruto sea de calidad y sabroso.

Desde noviembre a febrero es la época recomendada para la plantación de las estaquillas en calles donde la distancia entre los árboles oscile entre los tres y cuatro metros aproximadamente, dependiendo de la variedad de la fruta. Además, cada kiwi se plantará junto a un poste que le servirá de guía durante su crecimiento.

Las plantas tienen diferente sexo: machos y hembras. Aunque los árboles macho no producen frutos, son necesarios para fecundar las plantas hembra y, por este motivo, se van alternando en las calles de la plantación.

Durante los meses de invierno, suele realizarse una poda para guiar la forma del árbol y en verano, mientras el kiwi crece, tiene lugar el aclareo; técnica que elimina las ramas secas, frutas dañadas, las flores marchitas… etc para que el kiwi esté mejor ventilado e iluminado; mejorando la producción.

Por último, en otoño, cuando el fruto haya alcanzado el calibre ideal y esté maduro se recogerá de los árboles para su limpieza y distribución al punto de venta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.